ASSOCIACIÓ DE SUPERDOTATS I TALENTOSOS

CLADELLAS I PROS

CENTRE DE PSICOLOGIA CLÍNICA ENRIC CLADELLAS


08201 Sabadell, Barcelona, España. Tel.: 937 103 574 / Móvil: 650 944 570
Información Legal: Enric Cladellas i Pros NIF: 33877379N Col. Psicología Nº: 3467

Presentación
Principal :.
Centro :.
Director :.
Localización :.
Psicología Clínica
Centro de Psicología
Clínica :.
Niños Superdotados,...
Asociación:.
Podemos identificarlo?:.
Escuela.:
Libros publicados
Aprender a controlar las obsesiones y las compulsiones
¿Es su hijo superdotado?
El que sabe vivir es feliz: Pautas para un bienestar emocional, social y educativo
En proceso ...

Para más información:
ecladellas@sumimail.com

Contenido:
© Enric Cladellas i Pros
No es peligroso estimular a un niño

Un tópico frecuente plantea lo peligroso que puede ser estimular a un niño. En el caso de los niños superdotados esto no es cierto, lo que ocurre es que, a veces, este concepto se confunde y se expresa sugiriendo que el niño con una estimulación educativa está sobrecargado porque no tiene suficiente tiempo para jugar o ver la televisión , que es infeliz por el simple hecho de ser estimulado o que es mejor "dejarlo disfrutar libremente de su niñez" sin someterlo a métodos educativos organizados.

En primer lugar, debería cuestionarse el propio concepto de sobreestimulación. Si un estímulo es aplicado en un momento en el que el niño no está receptivo, el estímulo simplemente no tiene efecto. Si, por ejemplo, se intenta iniciar el aprendizaje de la lecto-escritura en un momento que el niño no está dispuesto a mostrarse receptivo, los estímulos se perderán y habrán sido inútiles, además de contraproducentes, pues generan el rechazo del niño a ese campo educativo concreto. Si los padres se limitan a insistir una y otra vez, pueden generar una resistencia creciente a ese campo educativo y generar un motivo inútil de enfrentamiento. Para evitar este riesgo, la estimulación educativa se debe aportar en el momento adecuado.

Realmente lo que puede generar ansiedad al niño no es una educación estimulante y bien planteada, sino la percepción de que está sometido a una presión constante o que sistemáticamente se le exigen resultados superiores a los que puede alcanzar. Para evitar el riesgo de generar ansiedad, el método educativo debe ser meticuloso en el establecimiento de los resultados que en cada fase se plantean al niño, y los padres y educadores deben ser cuidadosos con sus propias reacciones en los casos en los que los niños no los alcancen a la rapidez prevista o en el momento en el que les agradaría a los adultos que les rodean. El niño tiene que ser siempre un fin en sí mismo, y la educación, un medio para conseguir lo mejor para él. La educación del niño no debe convertirse jamás un medio para que los padres puedan vanagloriarse de las hazañas de su hijo o para que éste compense sus complejos.